Entradas

Fotografía del mentor de MindingMinds José Luis Toral con un caballo

Anécdotas químicas de nuestros mentores

Desde este mes de mayo, José Luis y Marisa, 2 de nuestros mentores en MindingMinds, están haciendo una mentoría de Química a un joven de Bachillerato, para acompañarle en su proyecto de investigación.

 

José Luis empezó de este modo tan simpático, contando algunas de sus anécdotas químicas:

En el primer curso de la carrera de Químicas, el catedrático de Química General empezaba la primera clase diciendo: “Sodio Na, metal inestable explota con el agua. Cloro Cl, gas venenoso abrasa los pulmones. Y juntos señores: NaCl, lo comemos y no pasa nada. Este es el misterio y la grandeza de la Química.”

Nota: NaCl, cloruro de sodio o sal común, sal de mesa.

Cuando hice las prácticas de 1º de Químicas, casi tengo un accidente grave por culpa del Sodio. En el laboratorio teníamos una botella grande con Éter. Para que no cogiera humedad, tenía en el fondo un pequeño trozo de Sodio. La primera práctica que hacíamos los novatos era limpiar los cacharros. A mi me tocó limpiar la botella de Éter que estaba casi vacía y no se me ocurrió otra cosa que llenarla de agua y echar el líquido por el fregadero. De repente salió una llamarada de casi 1 metro de altura que no me pilló de milagro. Parece que quedaba un trocito de Sodio que reaccionó con el agua e inflamó el Éter que quedaba. La bronca que me cayó fue épica. Desde entonces le tengo un gran respeto al Sodio.

 

Marisa nos recomienda este rápido artículo de GIZMODO, que habla del descubrimiento de un nuevo estado de la materia en que el agua se comporta de manera nunca vista.

 

Si queréis saber más sobre los mentores de MindingMinds y el servicio de Acompañamiento, haced clic aquí, o contactadnos aquí.

MindingMinds - de Gaia a Thanatia

De Gaia a Thanatia: el Ser Humano y la Entropía

Por Marisa Toral Dalmau (iMentor de MindingMinds) – 22 de noviembre de 2014

Asistí hace unos días a una interesante Jornada organizada por el Club de Roma de Barcelona titulada “Límites al Crecimiento Retomados”.  No me imaginaba que las conferencias impartidas me iban a impactar tanto hasta el punto de emocionarme. La Jornada contó con grandes profesores y científicos como Federico Mayor Zaragoza, Marcel Coderch, Carlos Álvarez, Ugo Bardi, Antonio Valero, Mariano Marzo, Tomás Sancho y Joaquín Proenza que hablaban de la continuidad del Planeta Tierra y de supervivencia de la Especie Humana.

Hacía tiempo que no escuchaba hablar de la entropía de forma científica, casi desde que acabé la carrera de Químicas. Hice la especialidad de Química Industrial, y claro, la termodinámica era tema principal de mi educación para poder diseñar procesos químico-físicos eficientes. Me alegró comprobar que aquello que estudié con tanto interés se mencionaba por boca de científicos de gran prestigio, que de forma generosa compartían su sabiduría con la audiencia.

Pero, la entropía ¿qué es? Y ¿qué tiene que ver con la continuidad del Planeta?

Entropía

Pues vayamos a la definición, bueno a una de las múltiples que existen. La entropía se define, por ejemplo, como el grado de desorden molecular interno de un sistema físico. En definitiva, el caos.

Sin embargo, la entropía es fundamental para explicar la vida en la Tierra tal como la conocemos. Es decir, un sistema armónico en constante equilibrio cambiante ¡Vaya paradoja! Por eso la Tierra es tan bella, por eso quiere ser Gaia.

representación artística de Gaia

Pero, ¿qué ocurre cuando el ser humano con su innata curiosidad e ingenio empieza a transformar su entorno con mecanismos sofisticados? Ocurre que interaccionamos con ese equilibrio y necesitamos cada vez más esfuerzo y energía para conseguir nuestras metas. Energía y esfuerzo que no se recuperan de la misma forma como la obtuvimos, ya que se dispersa. Abrimos la caja de Pandora, despertamos la Entropía.

Por ejemplo, para fabricar un teléfono móvil, necesitamos minerales de donde extraer metales tales como Oro (Au), Estaño (Sn), Niobio (Nb) o Tántalo (Ta). Cada vez necesitamos mayor volumen de estos elementos y cada vez cuesta más obtenerlos. El problema es el aumento de la dificultad técnica y la cantidad de energía necesaria para extraerlos de los yacimientos. Además una vez extraídos se disgregan para su uso, de tal manera que es imposible recuperarlos (reciclarlos) y volver a su estado original para reutilizarlos. Simplemente por el principio de la Entropía.

La consecuencia es que en algunos vertederos urbanos de basura hay más oro que algunas minas, pero no podemos recuperar ese oro sin gastar una cantidad ingente de energía. Es como si mezclásemos sal y azúcar; unirlos es muy fácil, pero separarlos es simplemente imposible, o mejor dicho energéticamente inviable. Otra vez, la entropía.

Por tanto, si seguimos con el ritmo de extracción actual de los recursos naturales corremos el riesgo que Gaia se convierta en Thanatia, tal como expone el Dr. Valero en su libro. Thanatia es un planeta agotado donde la vida y la supervivencia de la Especie Humana están comprometidas.

Imagen de The Oil Crash

De hecho, en los años 70 del siglo XX un grupo de científicos del M.I.T preocupados por el medio ambiente y las consecuencias del progreso técnico, pronosticaron que los recursos naturales se agotarían en pocas generaciones. Escribieron el libro: Limits to Growth (Los límites del Crecimiento). La verdad es que se equivocaban. Según los estudios recientes los recursos no se van a agotar, pero cómo estoy apuntando en este artículo, cada vez costará más extraerlos y habrá que ir a zonas más profundas y complicadas para obtenerlos. Habrá que gastar más energía y en definitiva, alteraremos el equilibrio, podríamos llegar a Thanatia.

¿Cómo evitar convertir la Tierra en Thanatia? El grupo de científicos de la Jornada a la que asistí está trabajando para buscar soluciones sostenibles a estos problemas. El Dr. Ugo Bardi, ha escrito un interesante libro que retoma el original de los años 70 y analiza la situación actual: Limits to Growth Revisited (Los límites al Crecimiento Retomados) con prólogo del profesor Mayor Zaragoza. Os lo recomiendo.

Este grupo de científicos está preocupado por la continuidad del Planeta, que no es otra que la preocupación de la supervivencia de la Especie Humana.

Como decía Mandela, y nos lo recordó Federico Mayor Zaragoza en su brillante intervención, nuestra única responsabilidad como seres humanos es asegurar el porvenir y el bienestar de las generaciones venideras.

¡Hagamos posible combinar CIENCIA y RESPONSABILIDAD para no acabar viviendo en Thanatia!

 

Palabras claves: Entropía, Gaia, Thanatia, Ciencia, Responsabilidad, Medioambiente

Cómo el azúcar afecta al cerebro

Cuando comemos algo muy azucarado, las papilas gustativas, el intestino y el cerebro reciben la noticia. Esta activación del sistema de recompensas no difiere de la forma en la que los cuerpos procesan sustancias adictivas como el alcohol o la nicotina; una sobrecarga de azúcar dispara los niveles de dopamina y genera más ansias. Nicole Avena explica por qué los dulces y las golosinas deben ser disfrutados con moderación.

Te invitamos a ver Lección de la Dra. Nicole Avena, una animación de STK Films.

Ver más vídeos sobre “Eres lo que comes” en TED Lessons

Ratas que vuelven a caminar

Nuevos hallazgos dan esperanzas

Ratas con lesiones en la médula espinal y parálisis parciales lograron caminar gracias a una terapia de estimulación eléctrica y química y al uso de un arnés robotizado, indica un estudio suizo que da esperanzas en términos de neuroreahabilitación para los humanos.

Este trabajo, publicado en la revista Science, revela un profundo cambio en la comprensión del sistema nervioso central, según los autores. Aunque insisten en no tener certeza de que técnicas de rehabilitación similares puedan ser utilizadas con éxito en seres humanos, señalan que la regeneración de los nervios observada (en las ratas) apunta a nuevos métodos de tratamiento de la parálisis.

La terapia combina una estimulación electroquímica de la médula espinal, que imita las señales que el cerebro enviaría normalmente para iniciar los movimientos en las extremidades, con un dispositivo de rehabilitación que ayuda a las ratas a permanecer en pie. Después de dos semanas, las ratas en este experimento no sólo pudieron caminar, sino que rápidamente comenzaron a correr, subir una escalera y evitar obstáculos, dijo Gregory Courtine, autor principal del estudio y presidente de la Fundación Internacional de Paraplejia.

Ver vídeo de Gregory Courtine